Seleccionar página

Como diría alguien que conozco; “la cosa esta jodida”. Aunque lo cierto es que esto es una verdad a medias, o una mentira, según como se mire. La verdad es que a todos nos preocupa y todos tratamos de asegurar nuestro futuro de un modo u otro.

 En esta ocasión, y sin que sirva de precedente, te voy a contar un cuento de esos que, si lo piensas un poco, te pueden quitar el sueño. Aunque te prometo que, para quien quiera, puede tener un final feliz.

 En España estamos viviendo la situación más grave en muchas décadas con respecto al empleo (a pesar de haber mejorado desde su punto más bajo en 2012), con una tasa de desempleo juvenil (menores de 25 años) del 46% y una cifra absoluta del 20,9% de desempleo en el total de la población activa, en enero de 2016, según el INE.

 ¡Prácticamente la mitad de los jóvenes están sin trabajo! Y las personas mayores de 40 años que quedan en desempleo están en una situación muy grave: ¡Entran en riesgo de exclusión del mercado laboral!

 Si a esto le sumamos que la calidad de los puestos de trabajo y los contratos laborales es cada vez más precaria y que los fondos del Estado para las pensiones se van reduciendo, las previsiones para el futuro no son muy optimistas.

 Ya no puedes contar con que las empresas te den un trabajo seguro, ni que el Estado se encargue de pagar tu jubilación.

Ese modo de vida ya no existe y quienes no sean capaces de aceptar esta realidad y no hagan algo para adaptarse al nuevo orden, sencillamente, están perdidos. (Prometo hacer un post para hablar de esto más adelante).

 

 “Las masas llevan una vida de silenciosa desesperación

  y van a la tumba sin cambio alguno”.

 Henrry David Thoreau

 

 

 Son muchas las personas que se quejan amargamente por haber perdido su empleo, después de años de esfuerzo y sacrificio. O por sentirse infravalorados en él, si lo conservan. O por no encontrar su primer empleo, después de haber estudiado tanto. Se refugian en su desgracia justificando sus miedos y esperando a que alguien les rescate (como si no supieran ya que aquí sólo se rescata a la banca), creyendo que, tal vez, algún día, tendrán un poco de suerte y encontrarán el empleo de su vida.

 Pero también hay personas que, en lugar de quejarse, deciden no depender de terceros y no dejar su vida en manos del azar. Saben que la suerte, como tal, es un cuento y que la buena suerte hay que sembrarla y cosecharla y, para eso, hay que moverse.

 Y se mueven de forma diferente a la mayoría para obtener sus recursos donde, aparentemente, no los hay. Lo cierto es que de donde no hay no se puede sacar, es lógica pura ¿no es así?

 Pero, entonces ¿Cómo lo hacen? ¿Cómo consiguen su pedazo del pastel? La respuesta es obvia, aunque muchos, dejándose llevar por el pesimismo generalizado, no la quieran ver y se resistan a creerla. ¡Hay pastel para todos! Al menos para todos los que decidan ir a por él.

 Por eso se hace necesario hacer algo diferente, ahora es el momento de cambiar porque ahora dependemos más que un nunca de nosotros mismos. ¡De nadie más!

 Quienes estén a la espera de encontrar el empleo de sus vidas o simplemente un empleo cualquiera para ponerse a hacer algo, mientras este llega o no, seguirán parados.

 

 “Si aceptas cualquier cosa en tu vida,

  tu vida se convertirá en cualquier cosa”.

  Raimon Samsó

 

 Personalmente, y con todo el respeto, pienso que quien no trabaja es porque no quiere, porque una cosa es empleo y otra cosa diferente es trabajo. Pero para entender esto, y no cagarse en toda mi existencia, es necesario cambiar de mentalidad.

 Seguro que habrá quienes se ofendan. Pero la realidad es que, a pesar de que hay mucho desempleo, también hay mucho trabajo y muchas cosas que se pueden hacer.

 A esas personas yo les pregunto: ¿Qué quieren; empleo  o trabajo? ¿Ser alguien que se emplea y desemplea según como sopla el aire, o ser alguien que trabaja de forma continua? O tal vez, ¿Quieren que papá Estado les mantenga toda la vida?

 ¿Qué van a hacer? ¿Van a seguir culpando de su situación a los gobiernos, que nosotros mismos elegimos?  ¿O van a hacer algo para cambiarla?

 Lo voy a matizar aún más, para que se entienda mucho mejor:

 

oficina INEM

 ¿Cómo quieres tú que sean tu vida y tu futuro?

 ¿Tú qué quieres; depender de un empleo y ser alguien que “se emplea y desemplea”, alguien que es empleado por otros (una empresa que no es tuya), intercambiando tu tiempo por un poco de dinero? ¿O quieres tener trabajo, una actividad que realizar para ti mismo, intentando aportar tu grano de arena a la sociedad sin depender de nadie más?

 Si lo que quieres es vivir del Estado a costa de las contribuciones de quienes sí trabajan, de acuerdo; si te conformas con ello, adelante. Hazlo mientras puedas. Pero ya sabes que eso es muy limitado, luego no te quejes.

 Si lo que quieres es un empleo ¡de acuerdo! Ya sabes lo que hay; Con “suerte”, trabajarás por un poco de dinero, para hacer realidad el sueño de otro, hasta que vuelvas a estar desempleado. No te quejes, tú lo has elegido.

 Y si lo que quieres es sentirte útil, para ti mismo y para aquellas personas a las que pudieses aportar algo, de acuerdo también. Prepárate porque tienes mucho que hacer y la competencia es fuerte. Pero tampoco te quejes, al fin y al cabo, siempre eres tú quien decide.

 En cualquier caso, nadie te obliga a tomar ninguna decisión, sólo te guían tus propias emociones. Recuerda; sé coherente.

 

 “Si no diseñas tu propio plan de vida,

  hay muchas opciones de que caigas en el de otros.

  Y ¿sabes que es lo que te espera?

  Probablemente muy poco”.

  –Jim Rohn

 

 

 Es evidente que este planteamiento no es para todo el mundo. Para aquellos que se sientan realizados y estén felices con su situación, sea cual sea, todo esto en principio no tendrá ningún sentido.

 Pero para quienes estén frustrados con su situación ya sea porque no tienen empleo, porque lo tienen pero no les satisface, o porque sienten la necesidad de ser independientes, no solo tiene sentido sino que puede ser su salida de ese infierno en el que están metidos y la puerta a un futuro mucho más esperanzador.

 En cualquier caso todos tenemos la necesidad, y el derecho, de planificar nuestro futuro y nuestro retiro, por lo que te recomiendo que estudies un poco las posibilidades y opciones que existen, independientemente de cuál sea tu situación.

 

 ¿Cómo asegurar tu futuro?

 Para empezar partamos de la base de que no hay nada seguro excepto el cambio, el cambio es la única constante en la vida porque todo cambia constantemente; y un empleo o un negocio no iban a ser excepciones, por lo que creo que, en lugar de hablar de seguridad es más realista hablar de protección.

 Y si nos ceñimos a nuestra situación profesional y financiera, creer que  un empleo es algo “seguro” y un negocio es un riesgo no sólo es un error sino que empieza a pasar de lo ingenuo a lo ridículo.

 Los viejos empleos que duraban toda la vida y te llevaban directamente a la jubilación ya son historia y, aunque encontrases alguno, con él no te ibas a hacer rico por muchas horas extra que hicieras.

 Hoy en día los contratos no tienen demasiado peso, son muy volátiles, aunque los llamen fijos o indefinidos (eso es lo de menos “y lo sabes”), y los empleos y empleados vienen y van, igual que muchas empresas que aparecen y desaparecen.

 Por otra parte, como ya he mencionado antes, los fondos del Estado destinados a las pensiones (o sea, a pagar tu jubilación) tienden a menguar, la edad mínima para jubilarse tiende a aumentar y el número de población activa también se estima que irá en descenso en un futuro. ¿Blanco y en botella?

 Resumiendo: Es mucho más arriesgado dejar tu futuro en manos de terceros que tomar el control de tu vida y arriesgarte a hacer algo diferente. El verdadero riesgo está en no arriesgar.

 

 “El peligro no está en tener sueños muy elevados y no alcanzarlos,

  lo peligroso es alcanzar tus sueños cuando son muy pobres“.

 –Michelangelo

 

 

 Tal vez, después de analizar todo esto, te hayas dado cuenta de que la mejor forma de “asegurar” o proteger tu futuro es mediante una fuente de ingresos propia y un buen plan de ahorro, y puede ser que te plantees la posibilidad de tener tu propio negocio y contratar un seguro.

 Pero puede que esto no sea suficiente, o sea un error en según qué casos, pues hay factores que a la hora de emprender y montar un negocio pueden condicionar nuestro futuro, para bien o para mal (sobre todo si vas en plan Don Quijote, solo ante el peligro), y las compañías de seguros y bancos lo único que venden es una promesa muy condicionada y muy cara.

 Afortunadamente, las cosas no tienen por qué ser tan jodidas. Como le dijo Kyle Reese a Sarah Connor, de parte de su hijo John, en The Terminator: “El futuro no está escrito; no hay destino, sólo hay el que nosotros creamos”.

 Por eso te voy a contar, de un modo muy resumido, cuales son las claves para, no sólo sobrevivir y proteger tu futuro en este mundo de locos, sino también para tener la oportunidad de alcanzar un estilo y calidad de vida excelentes.

 

Vive feliz

 

 6 Claves para proteger tu futuro y tener una vida excelente

 

 1. Aprender a desaprender

 Para cambiar el modo de pensar y las creencias limitadoras que nos anclan al viejo statu quo y al sistema. Es necesario cambiar el chip, dejar de creernos toda la basura que bloquea nuestra creatividad y nuestro talento y adaptarnos al nuevo paradigma.

 

 “En tiempos de cambio,

  quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro,

  mientras que aquellos que creen saberlo todo

  estarán bien equipados para un mundo que ya no existe”.

 Eric Hoffer

 

 2. Encontrar, filtrar y entender la información adecuada

 Para poder estar en primera línea en este nuevo mundo. Olvídate de los medios de comunicación tradicionales masivos, los mass mierda (como los llama LCC de contraperiodismo), y toda la mierda que sueltan continuamente para sumirnos en un estado permanente de miedo, desesperación y letargo. Ellos trabajan para el sistema. Busca medios alternativos, contrasta la información en diferentes fuentes y lee, lee, lee.

 

 “Es más fácil engañar a la gente,

  que convencerla de que ha sido engañada”. 

  –Mark Twain

 

 3. El desarrollo personal

 Es importante educarse en inteligencia emocional y financiera. Son dos conceptos que en el sistema tradicional no se enseñan, manteniendo a la gente en la zona controlable. No hace falta llegar a graduarse como psicólogo ni economista, pero sí es necesario abrir los ojos, despertar y salir de la caverna de Platón.

 

 “La ignorancia no es protección contra nada,

  pues el conocimiento está en posesión de unos pocos

 que pueden utilizarlo sobre el ignorante sin que este sospeche”.

 William Walker Atkinson

 

 4. Crear tu propia fuente de ingresos pasivos

 Desarrollando un sistema de negocio eficiente y probado que trabaje por ti, 24 h x 365 días de por vida. Existen varias formulas para hacer esto, (en este enlace te muestro una), en lugar de buscar un empleo o crear un negocio tradicional que te esclavice (auto empleado).

 

 “Un empleo es una solución de corto plazo para un problema a largo plazo”. 

 “Las personas más ricas en el mundo construyen redes.

  Todos los demás están entrenados para buscar empleo”.

 –Robert Kiyosaki

 

 5. Aprender a poner tu dinero a trabajar para ti

 En lugar de seguir trabajando por dinero. ¡Sal de la trampa del trabajo y la carrera de la rata!

 

 “Si quieres crear riqueza, necesitas ser un dueño de negocio y un inversionista.

  Después de construir tu negocio, y después de tener un fuerte flujo de efectivo,

  entonces puedes empezar a invertir en otros activos”.

  Robert Kiyosaki-

 

 “Una inversión es la que, tras un análisis,

  promete la seguridad del principal y un adecuado retorno.

  Las operaciones que no cumplan estos requisitos son especulativas”.

 Benjamin Graham

 

 6. Aprender a protegerse

 De la inflación, de las reformas del tipo de cambio y de las malas decisiones de gobiernos y bancos centrales. Para ello, puedes invertir en activos estables y que se revaloricen.

 Con respecto a este tema, los mejores expertos del mundo en inversiones recomiendan a sus clientes tener entre el 10% y el 25% de sus activos en ORO. Durante los últimos 2600 años, el oro ha sido utilizado para la protección de la riqueza y los activos y para la protección de la riqueza generacional.

 

oro

 

 “Quien tiene oro siempre tiene dinero”.

 Alan Greenspan

 

 “Todos deberíamos comprar algo de oro cada mes, por siempre, para protegernos”.

 Marc Faber

 

 “El dinero miente, el oro es honesto. El oro ofrece libertad”.

 Hans Jürgen Bocker

 

 

 

Ahora ya todo depende de ti. Aquí tienes las claves pero sólo tú puedes aplicarlas a tu vida y crear el futuro que merezcas vivir.

 Y dicho todo esto, que cada cual haga de su capa un sayo y con su vida lo que le parezca. Te recuerdo que yo no doy consejos; sólo escribo para que quien quiera entender entienda.

 

 

 Gracias por formar parte de este proyecto y

Recuerda que somos el cambio

 


Proteja su dinero del sistema financiero

Suscríbete a setuelcambio

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: