Seleccionar página

¡Un cambio! Esto es algo que muchas personas se plantean y tratan de conseguir por diferentes motivos. Si eres una de ellas, deja que te haga unas preguntas, de esas que aparecen por sistema en muchos blogs de coaching o psicología y que tienen bastante lógica.

 Por favor, no te quejes de que ya está otro loro repitiendo lo mismo y trata de responder con absoluta sinceridad.

 

  •  ¿Cuál es exactamente el cambio que quieres?

  •  ¿Para qué lo quieres?

  •  ¿Cual es tu mayor obstaculo?

  •  ¿Qué necesitas para conseguirlo?

  •  ¿Con qué fortaleza interior cuentas para ir a por él?

  •  ¿Qué piensas hacer exactamente para materializarlo?

  •  ¿Cuando vas a empezar a hacerlo?

 

 No quiero abrumarte con preguntas, pero, es posible que nunca te hayas planteado todo esto y simplemente te hayas limitado a vivir, por inercia, según lo establecido.

 Lo primero que necesitas para dar un giro a tu vida es tener claro qué clase de cambio quieres. Necesitas tener unos objetivos específicos. Si no tienes muy claro qué es lo que quieres, te invito a que leas éste artículo.

 

  

El cambio es posible, desde dentro

 

 Si crees que ya ha llegado el momento de buscar respuestas a estas preguntas, y muchas más, que te pueden cambiar la vida o la forma de verla, puedes encontrarlas a partir de ahora, dentro de ti mismo, con setuelcambio.com.

 Para unos puede ser un proceso más largo que para otros. Pero si tú quieres te acompañaré en tu camino planteándote ciertos temas y cuestiones, proponiéndote algunas prácticas y ejercicios, invitándote a reflexionar y compartiendo contigo mi propia experiencia.

 Por algún motivo has llegado hasta aquí, el primer post de este sitio, un post de presentación y declaración de intenciones, por lo que me voy a permitir compartir algo que resume cuál es la filosofía de este proyecto.

 

 ”La gente dice: ‘Si no te gustan tus circunstancias, cámbialas’.

  Yo digo: Si no te gustan tus circunstancias, cámbiate.

  Al cambiarte tú, las estarás cambiando a ellas.  

  Sé tú el cambio que buscas.

  Si tu entorno no te da lo que buscas, cambia tú para provocarlo”.

   -Anxo Pérez

 

 Esta idea expresa sutilmente el principio de causa y efecto, así como el hecho ineludible de hacerse, cada cuál, responsable de su vida, de sus actos y de las consecuencias que estos tienen.

 Aquí no pretendemos cambiar el mundo ni mucho menos; al mundo lo dejamos en paz. Pero, sí que estamos dispuestos a cambiar positivamente la parte que nos corresponde a cada uno, haciendo pequeñas modificaciones en nuestro día a día.

 

 “Aquellas personas que no están dispuestas a pequeñas reformas,

 no estarán nunca entre las que apuestan a cambios trascendentales”

  –Gandhi

 

 

TÚ versus TÚ - sé tú el cambio - setuelcambio.com

 

 

 Mi caso particular

 

Durante muchos años me sentí frustrado por vivir una vida que no me satisfacía. Parecía como si perteneciese a otro mundo diferente. No encajaba en ningún sitio y no entendía nada.

 Suele pasar cuando tienes ideas e inquietudes diferentes a la mayoría y no entiendes ni aceptas reglas creadas a base de prejuicios, mentiras, hipocresía y manipulación.

 Me desgaste nadando contra corriente sin llegar a ninguna parte. Después me deje llevar por ella y las cosas fueron aún peor. Entonces deje de vivir en coherencia y, en esas circunstancias, es imposible sentirse cómodo. Finalmente pasé por un periodo de dudas e incertidumbres en el que me cuestionaba todo.

 Hasta que acepté que, del mismo modo que no es bueno renunciar a tus sueños, tampoco lo es luchar contra aquello que se oponga a ellos. Ya se sabe; aquello a lo que resistes persiste. Comprendí que es mejor fluir, integrarse e integrar, aceptar y perdonar.

 Acepté que hay que dejar de buscar soluciones fuera, donde no las hay o no son reales, y empezar a buscarlas en el único lugar en el que siempre han estado. Dentro de uno mismo.

 Al igual que muchas otras personas, por fin, comprendí que, para que las cosas cambien, lo único que puedes hacer es cambiar tu forma de verlas. Comprendí que sólo podemos cambiarnos a nosotros mismos cambiando nuestra percepción, nuestras creencias y nuestra actitud.

 Y es a partir de entonces cuando empiezan a suceder cosas diferentes y a cambiar eso que llamamos nuestra realidad. Nuestro entorno más próximo. Aquello que nos rodea y nos ocurre, donde quiera que estemos, y todo lo que sentimos con respecto a ello. Es lo que algunos llaman milagros.

 

 

 Cambiar el mundo o cambiarte a ti mismo

 

 Después de un largo proceso, unas veces con ayuda y otras en armoniosa soledad, nace este proyecto con la intención de servir a otras personas que puedan estar pasando por algo parecido.  Personas que deseen avanzar en su desarrollo personal y cambiar algo en su realidad.

 Pero, siempre, teniendo muy claro que no podemos cambiar a nadie más. No pretendas cambiar al mundo tú solo porque no vas a poder. Va en contra de toda lógica y de las leyes naturales más elementales. Es absurdo intentarlo y, en el utópico caso de conseguirlo, no sería justo ni ético. ¿Qué les parecería tu nuevo mundo al resto de habitantes del planeta? Es muy egoísta una pretensión tan grande, sin tener en cuenta lo que opinen, necesiten y deseen los otros, ¿verdad?

 Sinceramente, pienso que es absurdo y muy egocéntrico. Así que dejémonos de intentar imposibles y centrémonos en lo factible; sé tú el cambio. Es mucho más fácil y altruista cambiarse a uno mismo para ser mejor, en todos los ámbitos.

 Más fácil; ya que esto sí podemos hacerlo, al depender sólo de uno mismo. Altruista; porque no hay nada más generoso que tener la clara y firme intención de ser “tu mejor versión” (eso que ahora se ha puesto tan de moda), y mostrarte a los demás sin miedo, sin prejuicios y sin apego a ninguna expectativa.

  

 ”Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia.”

 –Honoré de Balzac

   

 Cuando algo no te guste a tu alrededor y desees que las cosas cambien; mejor sé tú el cambio y verás las cosas de otra manera. Incluso verás como, sin tener que esforzarte para cambiarlas, las circunstancias empiezan a tornarse a tu favor.

 Si todos lo hiciésemos así, estoy seguro de que a nadie se le ocurriría la “noble y heroica” idea de querer cambiar al mundo. Probablemente, ya nadie lo vería necesario.

 Pero, cuidado; no me malinterpretes. No estoy hablando de resignación ni de sumisión. Entenderlo de ese modo es un error que te puede costar muy caro. Pero esto es un tema para otro día.

 Ahora reflexiona y dite a ti mismo: ¿Cuánto te crees que el mundo está tan mal y las personas estamos tan bien como para pretender cambiarlo todo excepto a nosotros mismos? ¿Qué crees que es más sensato? ¿Y más fácil?

 En cualquier caso, que cada cual haga de su capa un sayo y con su vida lo que le parezca, sin joder a nadie más. Yo no pretendo convencer de nada a nadie ni dar consejos de ninguna clase. Sólo escribo para que quien quiera entender entienda.

  

Gracias por formar parte de este proyecto y

Recuerda que somos el cambio

 

Mi nombre es Alberto Corbas y ayudo a la gente a ayudarse. Acompaño en sus procesos a personas que buscan un cambio real, profundo y sostenible, con el propósito de vivir en coherencia; más y mejor.

Suscríbete a setuelcambio

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This